Tengo una vida normal, tengo una ostomía.

Muchos de los pacientes con ostomía, especialmente aquellos que han tenido una cirugía reciente, son reacios a hablar sobre los cambios realizados a su cuerpo. Vivimos en una sociedad que huye hablar de los desechos del organismo, los pacientes de ostomía a menudo se sienten solos. La calidad de vida de los pacientes sufre alteraciones, las personas ostomizadas pueden ser reacias a participar en actividades que antes disfrutaban, como la natación o las reuniones con amigos, por temor a las reacciones adversas de la sociedad.

“Debemos reconocer la importancia de la cirugía de ostomía como mejora en la calidad de vida para las personas afectadas por enfermedades terribles”, dijo Jessica, actriz y modelo estadounidense de 20 años de edad. “He tenido mi ostomía durante seis años y cada día me siento agradecida por lo saludable que me siento por eso”.

Anuncios